Presidente Bukele inaugura Represa Hidroeléctrica 3 de Febrero para reducir las tarifas eléctricas en El Salvador


El día de ayer, el mandatario salvadoreño, Nayib Bukele, llevó a cabo la inauguración de la Represa Hidroeléctrica 3 de Febrero, ubicada en San Luis de la Reina, San Miguel. En los gobiernos corruptos del frente y Arena, se conoció como El Chaparral y fue símbolo de la corrupción por el mal uso de recursos públicos, cuyo costo final fue de $800 millones, de una inversión inicial prevista de $207.8 millones.

Durante la ceremonia de apertura, el presidente Bukele activó la represa y explicó que a partir de ese momento, la instalación comenzaría a operar al 100 %, beneficiando directamente a la población. Además, resaltó que la laguna alimentada por el río Torola se convierte en un atractivo turístico y navegable.

El presi Bukele atribuyó el aumento en el costo total del proyecto a la mala gestión de los gobiernos anteriores, que lo convirtieron en un símbolo de la corrupción. De hecho, Mauricio Funes, expresidente del FMLN y actualmente asilado en Nicaragua, enfrenta acusaciones de corrupción y ha sido declarado rebelde por el Juzgado Cuarto de Instrucción de San Salvador en este caso.

El presidente destacó que los costos adicionales eran inevitables, independientemente de la realización del proyecto, y subrayó que tomó medidas previas a su mandato para evitar estos gastos.

La nueva planta generadora de energía de El Salvador, bajo la supervisión de la Comisión Ejecutiva Hidroeléctrica del Río Lempa (CEL), tiene una capacidad de 67 megavatios y beneficia a cinco municipios: San Luis de la Reina, San Antonio, Carolina (en San Miguel), San Isidro y Torola (en Morazán). Estos municipios están ahora conectados por una vía pública que cruza la planta en su parte superior.

Este proyecto tiene como objetivo proporcionar electricidad asequible, lo que redundará en un alivio para los ciudadanos. De hecho, el presidente Bukele anunció que próximamente enviará una iniciativa de ley a la Asamblea Legislativa para eliminar el previsto aumento del 9 % en la tarifa eléctrica, además de reducirla en un 5 % adicional. Esto resultará en una disminución total del 14 % en el precio para los consumidores.

El presidente transmitió un mensaje claro a la población «Nadie va a pagar el aumento» y «se va a bajar la tarifa», fueron los mensajes que el gobernante envió a la población. La medida, que beneficiará el bolsillo de los salvadoreños, fue anunciada en el contexto mundial de aumento en el precio de la energía y los hidrocarburos en general debido a conflictos. «Esto ocurre justo en un momento crítico, porque como todos ustedes saben estamos en un mundo de incremento de precios de los hidrocarburos, que están subiendo el precio de los combustibles, el precio del gas, que ocupamos para generar todavía mucha de nuestra energía. Pero gracias a Dios esta represa utiliza el agua. Esa energía, a través de la línea de transmisión, es insertada a nuestra matriz eléctrica nacional y con eso podemos ingresar energía barata», dijo Bukele.

También te podría gustar...