Los Talcigüines recorrieron las calles de Texistepeque azotando y borrando los pecados de la broza que se les ponía de frente


Los fieles católicos, lugareños y foráneos se dieron cita hoy lunes santo en Texistepeque para que los famosos demonios rojos mejor conocidos como Talcigüines los azotarán y purgaran sus pecados con uno buenos latigazos, en las calles de Texistepeque Santein, iniciando las actividades de la Semana Santa.

Ataviados con túnicas y máscaras rojas, los «hombres endiablados», según el significado de Talcigüines en la lengua indígena náhuat, inundan las calles de Texistepeque con el dolor que reparten sus látigos de cuero, con los que «limpian» de sus culpas a toda la broza que asiste y se les ponen en frente.

Los Talcigüines son producto del sincretismo religioso, es decir, la mezcla de las creencias locales con la doctrina cristiana de los conquistadores españoles. La creencia popular dicta que, por cada azote, a las personas que los reciben se les borra un pecado.

La violenta procesión de los Talcigüines concluye cuando un hombre, que representa a Jesús, le sale al paso y con una cruz libra una batalla con los demonios. La representación simboliza la eterna batalla entre el bien y el mal, que deja como moraleja que el bien siempre vence.

También te podría gustar...