Los restos del horroroso monumento retirado en el bulevar Monseñor Romero se convierten en tapaderas para alcantarillas 


El Ministerio de Obras Públicas ha dado un paso innovador al reutilizar las estructuras del antiguo monumento en el bulevar Monseñor Romero como tapaderas de alcantarillado para las calles del país. Esta iniciativa no solo promueve la seguridad vial para conductores y peatones, sino que también representa una forma inteligente de recuperar recursos públicos y darles un nuevo propósito.

El retiro del monumento, que simbolizaba un pasado de corrupción, marcó el inicio de una nueva etapa en la transformación de espacios públicos para el disfrute de todos los salvadoreños. El compromiso del Ministerio de Obras Públicas con la comunidad se refleja en la construcción de un nuevo centro recreativo en el lugar, que promete convertirse en un punto de encuentro para familias y amigos.

Con un avance del 90%, este nuevo espacio público pronto estará disponible para que las familias salvadoreñas lo disfruten. Además, su conexión con el Parque Bicentenario añade un valor adicional, ofreciendo más opciones de recreación y esparcimiento para todos.

Esta iniciativa ejemplar no solo demuestra la creatividad y la visión del gobierno para mejorar la calidad de vida de sus ciudadanos, sino que también enfatiza la importancia de la gestión eficiente de los recursos públicos. ¡Que este nuevo centro recreativo sea un símbolo de unidad, recreación y progreso para toda la comunidad salvadoreña!

También te podría gustar...